Héctor Falcón presenta una serie de piezas intervenidas; los libros, los objetos y las

pinturas se convierten en instalaciones y esculturas. Son la marca de la evolución

del trabajo que ha venido desarrollando a partir de la idea de interferir. Héctor Falcón

sigue mostrando una actitud transgresora, pues el artista ha buscado a lo largo de

su desarrollo creativo, escaparse de las fronteras del deber-ser y del saber-hacer. No es

coincidencia que lo que presenta esta exposición conjugue con la marca emblemática que

ha definido su trayectoria: la intención de corroer, interrumpir, interponer, transgredir…

Boletín de prensa

falcon-ruta copy web